lunes, 8 de julio de 2013

FESTIVAL NARANJERO

En los húmedos abrojos del Corno, sembró un barco marroquí la friolera de 1.600 Tm. de naranjass, alrededor de doce millones de mandarinas, el 18 de noviembre de 1965. Este barco fue el BANORA. De él se sabe que fue construido en el año 1935 y botado con el nombre de "Cap des Palme". Durante la segunda guerra mundial lo dedicaron al transporte de tropas entre Europa y Africa. Desplazaba 3 mil toneladas y en este ultimo viaje iba de Casablanca a Hamburgo contratado por "Sofruma" (Sociedad Frutera Marroquí). Su tripulacion la componian 36 hombres, mandados por el capitan Den Held. Desde Finisterre venía con una via de agua que le anegó la sala de máquinas. Solicitó los servicios de los remolcadores "Finisterre" y "Atlantic" que solo pudieron certificar su defuncion. Si los marineros de Muxia no actuan rapidamente en el rescate de los tripulantes, estos hubiersen pasado muy mal trance, pues el barco no tardó en hundirse. Algunos tuvieron que lanzarse al agua para poder ser salvados y otros, ser cogidos por medio de sisgas. Todos elogiaron el valor y la pericia de los muxianos en esta labor de salvamento. Inmediatamente el mar abrió su vientre y de alli empezó a salir a la costa un verdadero festival naranjero. Las gentes de la comarca, y de mas allá, acudieron al acopio y se dieron muchas anectodas graciosas. La playa de Camariñas tuvo que limpiarse dos veces, una cuando naufragó el barco y otra cuando a las gentes se le pudrieron las naranjas en casa. Incluso las farmacias tuvieron que hacer pedidos extra de astringentes. Pero, lo mas cómico fue lo que le pasó a don Jesus R., profesor de voleibol de colegio, de cuclillas encima de una piedra, esperaba placidamente por una caja de coloradas y ricas mandarinas que la corriente en un abrigo iba trayendo hacia él. Cuando se consideraba poseso de tan rico presente, sale de sus espaldas una mujer y, tal cual iba vestida, se mete en el mar y lleva de mismas narices la rica presa. "Camarón que se duerme, la corriente se lo lleva"

lunes, 14 de febrero de 2011

CAMELLE DE LUTO


El 28 de Agosto de 1925, sobre las dos o tres de la tarde, el balandro de una de ellas habia de sufrir un funesto accidente que produjo su hundimiento en el llamado "Baixo do Paxaro", en la Cagada, dejando sobre los restos del "Trevidere" (que estaban extrayendo) cuatro cadaveres y, en el pueblo, cuatro viudas y 16 huerfanos en el mayor de los desamparos. El balandro en cuestión era el SAN FERNANDO, que patroneaba don Carmelo Baña y que pertenecía a la Compañia de la Viuda de Marquez de La Coruña. Las victimas, quienes al volcar el barco con el peso de una plancha que estaban izando, quedando atrapados en sus bodegas y no pudieron desasirse de los cabos en que se liaron. Uno de ellos, que era buzo, qu estaba en la escalerilla ya despovisto de su escafandra, no pudo con el peso de su propio atuendo. La magnitud de la desgracia pudo ser mayor todavia  si no acudieran los pescadores que estaban faenando en las proximidades, que rescataron de las aguas los 6 o 7 restantes.

Este tragico suceso llenó de consternacion a las gentes del mar de la zona y la Corporacion municipal de Camariñas organizó una suscripcion con el fin de socorrer con algo  a los desamparados familiares de las victimas.

Un poco  mas a tierra, en el denominado "Carreiro da Cagada", en el año 1935, se estrellaba el MODESTO FUENTES, carbonero español de 5000 tn. Aunque el mar estaba en calma, habia una densa niebla que, de seguro, fue la causa de que este carbonero, se fuese a pique en Monte Blanco. Su tripulacion usó los botes salvavidas y en ellos arribaron felizmente a Santa Mariña, desde donde partieron para Camariñas.

Mas al sur y hacia tierra, el naufragio del velero frances PERRANCHINS de 500 tn que, cargado de madera, naufragaría por la decada de 1865-75 y cuya tripulacion logró salvarse en su totalidad.

En la playa de Trece, en la madrugada del dia 28 de 1972, embarrancó el DIQUE YUGOSLAVO, de 40 m. de eslora, la festividad del dia (Santos Inocentes), hizo dudar sobre la veracidad de la noticia en toda la zona, por lo que pocos se acercaron a Trece. Pero si, alli estaba,...
Los remolcadores lo llevaron a Alemania. Un fortisimo temporal de mar y viento los venía azotando durante todo el dia, temporal que arreció mas al hacer la recalada, motivando la rotura del cable que le unía al remolcador. Éste, intentó sostener en solitario todo el peso, pero su capitán se percató de que era arrastrado visiblemente hacia la costa!!, y no le quedó mas remedio que soltar el cable y dejar al dique al garete.

Pese a la peligroa situacion y la mala epoca de su naufragio, la empresa Santa Cruz vio posibilidad de rescatarlo. Se logró rescatarlo y trasladarlo a Camariñas para su desguace.

domingo, 10 de octubre de 2010

NAUFRAGIOS VARIOS...

En el Roncudo, además de los barcos señalados, habían naufragado pataches (embarcación de vela con dos palos, muy ligera y de poco calado, una especie de mezcla entre un bergantín y una goleta), como el MARY, el pesquero NALDAMAR 1, y hace muchos años, el 10/sept/1907 el GALDIATOR, uno de los mejores pesqueros con ue contaba la flota del norte por aquel entonces. Naufragó de noche, en medio de una densa niebla y su tripulación, compuesta de 13 hombres, se salvó con grandes dificultades, debido a la serie de restingas que rodean la costa. Este barco había sido adquirido en Inglaterra por los señores Del Valle, Somoza del Rio, Barbeito y Rodriguez, la La Coruña, por 210.000 pts y lo mandaba el piloto don Francisco Fdez Dentro de la misma ria, en noches de grandes suradas, por rotura de amarras, se estrellaron en la playa de la Arnela el SISARGAS, EVERILDA, CORME, JOVEN CONSUELO, FELICIDAD y, en la isla de la Estrella, el FRANCH  y el PAZOCO, todos ellos barcos de cabotaje de 200 o 300 Tn., para los que Corme era un puerto importante para el transporte maderero. Afortunadamente, en estos embarrancamientos no hubo que lamentar perdidas humanas, poro si señalar casos curiosos, como este que hizo preguntar:

¿QUIEN PATRONEA ESE BARCO?....¡EL GATO!

Día de gran surada con ráfagas de travesia. Un barco en el puerto de Corme, a consecuencia del temporal, ha de ser abandonado por su tripulación que, apuradamente, en botes, gana el muelle. El barco, EL COMPOSTELANO, queda al garete con un solo ser a bordo: el gato. Esquiva los escollos de la barra, entra en Cánduas y, Allones arriba, llega indemne a la Telleira. La gente del contorno, que observa la "perfecta maniobra", pregunta: ¿Quien va mandando ese barco? La verdad es que EL COMPOSTELANO no fuer teledirigido, habrá que pensar en el Michifú, en aquel que, al verse solo a bordo dijo para su capote: ¡Para mariñeiros, nós....!